Carta a los Socios

A todos los Socios de la ARPF

Madrid, 19 de marzo de 2020

Estimados Socios:

Todos estamos consternados por la situación de emergencia que estamos viviendo. El confinamiento en nuestros hogares no lo hace más fácil, sin  embargo, es una medida  de obligado cumplimiento por responsabilidad personal hacia nosotros y  hacia la sociedad de la cual  formamos parte. 

Ignoramos cuanto tiempo permanecerá este virus entre nosotros, pero no deja de llamar la atención las múltiples medidas de limitación de movimiento que a nivel Nacional e Internacional se están implantando, ello indica que estamos ante un enemigo invisible que nos está cambiando nuestra forma de relacionarnos.       

Para todos nosotros, la prioridad ha sido los Socios Residentes, colectivo muy vulnerable, por la propia circunstancia de patología personal pero además, por las actividades conjuntas y espacios comunes de las residenciaa. Conscientes de su riesgo se han ido tomando medidas controvertidas, pero necesarias para proteger su entorno.

Michel Tyan, director ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS decía: “…el virus siempre te alcanza si no eres rápido”. De esa manera hemos querido actuar, ir por delante, anticipándonos incluso  a las  Normativas  Gubernamentales y Autonómicas que posteriormente publicadas han refrendado las medidas adoptadas.

Se han definido nuevos protocolos  de convivencia en comedor, rehabilitación, manualidades y actividades sociales. No, no ha desaparecido su vida diaria, simplemente ha cambiado. Ha sido necesario reorganizar los trabajos de: Auxiliares, Enfermeras, TASOC, Cocina y Servicios Generales. Se han pospuesto las distintas obras comenzadas en los centros, etc… etc… Se han suspendido vacaciones y contratado trabajadores, en resumen,  ha sido necesario definir una logística nueva.

En cuanto a las comunicaciones, estamos trabajando para que todos los familiares de Residentes no pierdan el contacto visual con sus seres queridos. Que nietos y abuelos se vean, padres e hijos se escriban, se hablen, se abracen….¡Virtualmente claro!

Contamos con el buen hacer de unos profesionales que están trabajando bajo una presión suplementaria demostrando su cariño, empatía, afecto y compromiso. Ellos son nuestra armada más valiosa en la lucha contra este enemigo invisible.

“Mil gracias a TODOS.”

El Consejo de Administración de la ARPF